Porque no Deberías Regalarle Dinero a tus Hijos Adultos

Como padres, uno quiere darle el mundo entero a sus hijos. Nada trae mas felicidad a un padre y una madre que poder darle a sus hijos todo lo que quieren en sus vidas. Yo por ejemplo, crecí con todo lo mejor. Yo tenia todos los juguetes nuevos, carro eléctrico, el nuevo super nintendo, y la toda la ropa de moda. Atendía un muy buen colegio donde los deportes consistían de tenis, equitación, y natación. Esencialmenté no me falto nada durante mi juventud. A la edad de 10 o 11, mi papá comenzó a pagarmé por buenas notas en el colegio, y me pagaba también por cortar el pasto. Cuando llegue a tener mi primer trabajo, tristemente la compra de juegos como el playstation y el xbox llegaron a ser mi responsabilidad. La moraleja de la historia, NO TRABAJEN!

Mis padres pagarón por mi universidad y cuando me gradué, mi papá me advirtió que era hora de encargarme de todas mis responsabilidades. Viviendo solo aprendí a cocinar, a limpiar, y cómo manejar mi propio hogar. Deje de ser un adolescente, y finalmente llegué a ser un adulto. 

Imagínense por un momento, que mi padre hubiera seguido ayudándome con mis deberes. Que el me hubiera “prestado” dinero cada cuando lo necesitaba. Yo me hubiera acostumbrado a tenerlo siempre de ayuda. En cualquier problema o dificultad, en vez de buscar una solución yo mismo, solo tendría que llamar a papá o mamá para que me sacaran del lío. Entre más ayuda, más dependería de ellos. 

De acuerdo al libro de El Millonario que Vive al Lado escrito por el doctor Thomas Stanley, las familias que aportan dinero a sus hijos adultos, crean  una dependencia a ellos que es difícil de reversar. Esto no quiere decir que los padres no ayudan a sus hijos con la educación, si no que al ayudar con dinero, los padres no dejan que los hijos busquen soluciones a sus problemas. De acuerdo al estudio de 500 familias de millonarios en los Estados Unidos:

Hijos que reciben subsidio de sus padres, son menos productivos que sus compañeros en la misma profesion. También tienen el 20% menos de dinero ahorrado en comparación a sus compañeros quienes no reciben dinero de sus padres. 

El estudio concluye que los hijos que reciben dinero de sus padres, llegan a pensar que el capital de sus padres es de ellos. Típicamente por esta razón, aquellos hijos son más dispuestos a gastar la mayoría de sus ingresos sabiendo que sus padres los ayudaran con sus gastos. 

Padres en el estudio encontraron que la mejor manera de ayudar a sus hijos es con la enseñanza de como pensar por sí mismos. Eso me enseñaron a mi, y por eso yo no dependo de su ayuda financiera. El estudio también demuestra que los hijos que reciben dinero de sus padres viven más preocupados por la vida. En comparación, las personas que no reciben ayuda financiera, cuidan por si mismos, y por lo tanto creén en sus habilidades de ser autosuficientes. 

Entiendo que es duro ver a los hijos pasando por dificultades, pero hay veces que uno creé que los está ayudando y en realidad les hace más daño solucionandoles el problema. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: